Crónicas

vendedora coca

El Dios Sol le dijo al sacerdote Khana Chuyma: «sube a esa montaña y encontrarás una pequeña planta de gran poder. Guarda sus hojas con amor y únala cuando te duela el corazón, o cuando tu carne sienta hambre y tu mente esté oscura» (de: La Leyenda de la Coca).